miércoles, 6 de marzo de 2013

Un grupo de 4 personas adquiere el parque francés Walygator Parc

El tribunal de Metz hoy ha tomado una decisión sobre el futuro del parque de atracciones francés Walygator Parc, en quiebra. Los dueños actuales (los hermanos feriantes Le Douarin) no podrán permanecer al frente del parque, aunque propusieron asociarse con un empresario de la región. El tribunal ha elegido la oferta de un grupo de 4 personas formado por Jacqueline Lejeune (ex-dirigente de la empresa Olitec), Franck Deglin (responsable anterior de la restauración de Walygator Parc), François-Jérôme Parent (antiguo responsable del parque de atracciones Bagatelle) y el asegurador Eric Lucas. Han prometido que invertirán cerca de 4 millones de euros. El parque tenía una deuda de cerca de 10 millones de euros y la mala temporada en 2012 puso un punto final a la actual gestión de los hermanos Le Douarin.

Walygator Parc ya ha tenido muchos dueños diferentes. Se inauguró en 1989 como el parque de los pitufos, llamado Big Bang Schtroumpf. Se esperaban 2 millones de visitantes pero sólo vinieron 800.000 visitantes el primer año y nunca alcanzaron los 500.000 visitantes anuales desde entonces. El grupo belga Walibi compró el parque a finales de 1990, el grupo Premier Parks (que después pasó a llamarse Six Flags) compró el grupo Walibi a finales de 1997. En 2004 el grupo británico de capital-riesgo Palamon compró los parques europeos del grupo Six Flags (excepto Parque Warner Madrid). En 2006 Palamon vendió la mayoría de estos parques al grupo Compagnie des Alpes pero los que compraron Walygator Parc fueron los dos hermanos Le Douarin.

Walygator Parc cambiará de nuevo su nombre, anteriormente se llamó Big Bang Schtroumpf, Walibi Schtroumpf y Walibi Lorraine. Pero con la mala fama que tiene el parque, el grupo de 4 personas que acaba de adquirir el parque quiere renovar el parque, y dejar atrás su mala imagen. Aunque hoy de nuevo Walygator Parc anunciaba en las redes sociales que iba a abrir el 29 de marzo, los nuevos dueños designados hoy por el tribunal no planean abrirlo en su estado actual. El parque no debería volver a abrir antes de mediados de mayo o incluso mediados de junio.

Varias atracciones (atracciones alquiladas / de feria) tendrán que desaparecer, por eso los nuevos dueños, que compran el parque por 200.000 euros, planean invertir 2 millones de euros el primer año y soportarán una deuda de 1,5 millones de euros. Esta inversión incluye entre 1,2 y 1,6 millones de euros para nuevas atracciones. La atracción estrella del parque (la montaña rusa invertida The Monster, que fue la primera montaña rusa del fabricante B&M en Francia) permanecerá en el parque.

Los hermanos Le Douarin han anunciado que apelarán la decisión, pero esto no impide que los nuevos propietarios designados por el tribunal puedan tomar las riendas del parque y poner en práctica su plan para renovar el parque y preparar la nueva temporada con un nuevo nombre.

Fuentes: France 3, Lor'Actu, L'Express

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ruega escribir de manera correcta y legible. En caso contrario se podrán borrar los comentarios. Gracias.